MIOPÍA, LA NUEVA PANDEMIA SILENCIOSA

- Categorías : Salud visual


Chicos en la playa (1909. Sorolla)

Se podría comparar, con un tren en marcha, cada vez más largo y difícil de detener. Nos afecta de tal magnitud que cada uno de nosotros conoce a alguien que la padezca.

Se estima que en el 2050 una de cada dos personas será miope.

Lo primero que debemos indicar sobre la miopía es que existe una causa dual de la misma, en donde los factores genéticos y los ambientales están muy relacionados.

La influencia genética es muy evidente y nadie lo duda, las ambientales según diferentes estudios  como el realizado por Rose KA demostraron que había una relación directa entre la miopía y el tiempo de trabajo de cerca, cuando este trabajo se realizaba a una distancia inferior a 30cm y durante un tiempo mayor a 30 minutos. Por tanto un largo periodo de tiempo realizando una tarea próxima, combinado con una distancia de trabajo tan corta (inferior a 30cm) puede favorecer la aparición de la miopía en niños.

Pero el mundo científico en su afán de investigación sobre las causas de la miopía, sufrió un vuelco importante cuando en el año 2007 apareció la publicación del estudio realizado por el optometrista Donald Mutti, del colegio de optometristas de la Universidad Estatal de Ohio .En este estudio se analizaron los hábitos de un grupo de más de 500 niños de 8 y 9 años de edad y con visión sana. En el estudio se analizaban tanto la herencia, el trabajo de cerca y el tiempo de ejercicio realizado al aire libre .Y el resultado fue sorprendente: la principal causa por la la que los niños se convertían en miopes fue que pasaban menos horas en el exterior haciendo ejercicio. Otros estudios han reproducido el realizado por Mutti concluyendo, como una evidencia científica que el factor más concluyente para generar miopía resultaba ser una insuficiente exposición a la luz brillante del día.

Resulta que la luz solar estimula la producción de dopamina intraocular a través de las células amacrinas de la retina; y la dopamina es un neurotransmisor que bloquea el alargamiento de ojo durante su desarrollo, produciéndose sobre todo durante el día. Por tanto, para un correcto desarrollo de los ojos es necesaria una cantidad de luz solar mínima a lo largo del día. Los niños necesitarían pasar alrededor de tres horas al día bajo niveles de luz de al menos 10.000 lux  para estar protegidos contra la miopía, una cantidad similar a la que recibiríamos permaneciendo bajo la sombra de un árbol en un día de verano.

Para plasmar de una forma gráfica, la necesidad de que los niños necesitan pasar horas al aire libre, con el objetivo de frenar la aparición de miopía, os hemos querido mostrar este cuadro titulado Niños en la playa realizado por Joaquín Sorolla. Este pintor valenciano fue uno de los artistas que mejor supo plasmar la luz en sus pintura siendo adecuado para mostrar los beneficios de la misma sobre el sistema visual, además la obra de Sorolla nos sirve para concienciar de la importancia que tiene el juego al aire libre y el sol en el desarrollo de los ojos. Los niños para evitar en lo posible la miopía necesitan jugar al aire libre .Aunque, eso sí, con la protección adecuada.

Fuente: Gaceta de optometría y óptica oftálmica

Artículos relacionados

Share

Añadir un comentario

Buscar en el blog

truck

Envío Gratuito En pedidos superiores a 50 €

return

Devolución del dinero 30 días garantía de devolución de dinero

help

Soporte telefónico +34 93 589 86 88 y por chat

Ofertas especiales

group_work Consentimiento de cookies