Los más vendidos

LENTES DE CONTACTO Y CORNEA

LENTES DE CONTACTO Y CORNEA

Victor Cruz feb 9, 2019 Salud visual 0 Comments

Hoy vamos a hablar un poco sobre la cornea, puesto que es el principal tejido ocular sobre el que se apoya la lente de contacto. Conocer sus características nos ayudara a tomar conciencia de la importancia en el cuidado y manejo de las mismas. 

La cornea es una estructura TRANSPARENTE Y AVASCULAR. Propiedades fundamental para que los rayos que vienen del exterior puedan penetrar en el ojo.

El uso de LC (Lentes de contacto)  afecta a las distintas capas de la córnea especialmente al epitelio corneal, la capa mas externa.

El epitelio corneal tiene la función de consumir oxígeno. El oxígeno es la principal fuente de energía para el funcionamiento de nuestro ojo.  Sin oxígeno nuestra cornea se volvería opaca, condición que como consecuencia no dejaría pasar la luz e impediría la visión. La mayoría de oxígeno llega a nuestro ojo a través del medio ambiente.

Las lentes de contacto, especialmente las blandas de primera generación, son una barrera para el paso de oxígeno y es por ese motivo que no se debe abusar en horas de uso si queremos mantener una cornea transparente y saludable.

En la actualidad las lentes de contacto han avanzado muchísimo. Tenemos una gran diversidad de materiales que las componen, con una gran permeabilidad al oxígeno, así como modalidades de uso (trimestrales, mensuales, diarias, etc..). Todo ello, pensado para que las lentes de contacto interfieran lo mínimo en el metabolismo ocular.

Tenemos a nuestro alcance lentes de contacto cada vez mejores. Es por eso que solo debemos recordar algunos aspectos básicos para darles un buen uso:

 

  1.  No llevarlas más tiempo del indicado por su especialista y por su puesto, no dormir con ellas.                                                                                                                                       
  2.  Respetar los tiempos de reposición, ya que si no, se pierden las características de las mismas perjudicando a largo plazo nuestros ojos.                                                        
  3. Tener especial cuidado en la limpieza y desinfección de las mismas para evitar infecciones oculares.                                                                                                    
  4. Hacerse revisiones oculares como mínimo una vez al año.

 

¡Esperamos que estos pequeños tips os sirvan de ayuda!

Leave your reply

*
**Not Published
*Site url with http://
*