Los más vendidos

LOS OJOS Y LA CONTAMINACIÓN

LOS OJOS Y LA CONTAMINACIÓN

Mireia Soler ene 23, 2020 Salud visual 0 Comments

La contaminación afecta a casi todas las partes del cuerpo y como no podía ser de otra manera, afecta directamente a nuestros ojos.

El ojo es un órgano sensorial importante y la naturaleza lo ha protegido al máximo a través de anexos oculares como pestañas,  cejas, parpados y muy importante, la lagrima. Dichos anexos trabajan conjuntamente parar mantener contaminantes fuera del ojo y para mantener el ojo humedecido por la película lagrimal. Los párpados protegen al ojo del polvo y la luz, además de ayudar a extender la película lagrimal de manera uniforme.

La lágrima tiene varias funciones:

  • Se encarga de limpiar el ojo constantemente y mantenerlo hidratado.
  • Se encarga de captar el oxígeno que la córnea necesita para mantenerse transparente.
  • Hace de barrera para las infecciones, puesto que nuestra lágrima es rica en anticuerpos.

Porque hablamos de esto?  Pues porque es la parte anterior del globo ocular, especialmente nuestra lágrima, la más afectada por la contaminación. El ojo es sensible a la luz, presión atmosférica, temperatura, gases tóxicos… y  está en contacto directo con el medio ambiente, por lo que la calidad de este repercutirá en su buen o mal funcionamiento.

Contaminantes como el oxido de nitrógeno, monóxido de carbono, dióxido de azufre, actúan cambiando el PH lagrimal y dicha alteración desencadena diversas afecciones oculares, como la sequedad.

Aunque la sequedad ocular se debe a varios motivos, podemos constatar que la contaminación es uno de ellos y afecta directamente en tener una mejor o peor calidad de lágrima. Como consecuencia de tener peor calidad de lágrima, vienen problemas  que pueden variar, desde pequeñas molestias como sensación de cuerpo extraño, a conjuntivitis irritante o problemas  mayores como la inflamación de la córnea.

Que podemos hacer

  • Mantener los ojos lubricados con lágrimas artificiales sin conservantes, si  tenemos la mínima sensación de arenilla.
  • Limpiar párpados y pestañas después de estar largo tiempo al aire libre. Mejor siempre con productos preparados para ello y no con remedios caseros que pueden empeorar el problema.
  • Llevar unas gafas de sol envolventes que hagan de barrera física contra contaminantes o simplemente eviten la sequedad de la parte anterior del ojo.

Pequeñas cosas como esta te pueden ayudar mucho a minimizar molestias debidas, muchas veces a la mala calidad del aire. Te sorprenderás lo que puedes mejorar si las aplicas correctamente. Y si tienes alguna duda al respecto puedes consultarnos dejando un mensaje que contestaremos encantados!

Leave your reply

*
**Not Published
*Site url with http://
*