Hoy, hablaremos del ojo seco pero antes hablaremos de la lágrima, pues su deficiencia o mala calidad es la responsable de dicha sequedad.


El film lagrimal es fundamental para el mantenimiento de la salud ocular y de la agudeza visual.
La lágrima mantiene la córnea y la conjuntiva ocular hidratada y forma sobre ellas una capa uniforme. Sin ella hay una desecación de la córnea con la producción de lesiones, trastornos inflamatorios y disminución de agudeza visual de aquí su importancia.


La lágrima está formada por 3 capas:

  • capa lipídica
  • capa acuosa
  • capa mucosa

Cada una con una función diferente. La capa lipídica evita la evaporación de la parte acuosa de la lágrima y tiene acción lubricante la parte acuosa tiene función nutritiva, acción antimicrobiana, e hidratante por último la capa mucosa que es la más interna ayuda a estabilizar la película lagrimal y previene la sequedad, gracias a ella la lágrima se puede extender sobre el ojo perfectamente.

Las glándulas encargadas de la secreción lagrimal son varias, (glándulas de Meibomio y de Zeiss, de Wolfring y Krause) y también encargadas de la secreción mucosa de la lágrima están las células de Goblet de la conjuntiva.

CAUSAS DE SEQUEDAD OCULAR

Su envejecimiento o mal funcionamiento es una de las causas de sequedad ocular, pero no la única.


Una deficiencia del parpadeo en amplitud o frecuencias también es causa de sequedad ocular, determinados medicamentos por vía tópica como los anti glaucomatosos o sistémicos como antihistamínicos, diuréticos, antiespasmódicos, y algunos medicamentos psicotrópicos también pueden alterar el menisco lagrimal, trastornos hormonales, el porte excesivo en horas de lentes de contacto y la falta de vitamina A así como ambientes secos o contaminados producen sequedad ocular.


Como vemos la sequedad ocular puede aparecer debido a unas condiciones desfavorables a nivel físico, metabólico o ambiental.


Según el grado de sequedad las molestias y consecuencias oculares son distintas y en algunos casos deberán ser tratadas por un oftalmólogo y en otras ocasiones la sequedad ocular no causa una gran molestia y se considera como menos importante.

SINTOMAS DE SEQUEDAD OCULAR

Los síntomas de sequedad ocular son: sensación de quemazón, visión borrosa intermitente, sensación de arenilla, excesiva secreción mucosa, halos alrededor las luces, irritación conjuntival incluso excesiva producción de lágrima como respuesta a un daño en la superficie ocular.

Pero también hay personas que presentan estos síntomas y sin embargo las lesiones o alteraciones en la superficie ocular son mínimas y personas que no presentan molestias y tienen lesiones en córnea importantes. Esto último se debe a que la sensibilidad corneal decrece con la edad y con el porte de lentes de contacto.

MANEJO CLÍNICO

Como vemos el ojo seco es una enfermedad multifactorial, frecuentemente crónica y que no tiene una cura simple. Cuando la causa es la disminución de la actividad de las glándulas y el caso no es grave, generalmente se trata con la administración de lubricantes oculares. Es lo que se conoce como lágrimas artificiales cuya función es proteger la superficie ocular (Córnea / Conjuntiva) de cualquier daño epitelial.

Sobre las lágrimas artificiales es importante saber que hay de muchos tipos y con principios activos diferentes, su posología dependerá de la severidad de la sequedad ocular una sequedad leve necesitaría gotas de 3 a 4 al día. Y sobre los principios activos su oftalmólogo es quien mejor le puede aconsejar pues según sea la sequedad ocular debida a un déficit acuoso o lipidico de nuestra lágrima puede ir mejor unas lágrimas artificiales u otras.


Otros tratamientos indicados pueden ser:

  • Higiene del borde palpebral con jabones específicos. Recordemos que allí se encuentran las glándulas de Meibomio que son las que secretan la capa lipídica de la lágrima y que dicha capa es la que evita la evaporación de la misma.
  • Parpadeo forzoso (en cada parpadeo la lágrima se esparce y se renueva normalmente estos son automáticos pero hay que tenerlo en cuenta principalmente cuando sé esta frente dispositivos digitales, puesto que es entonces cuando hay una reducción de parpadeo)
  • Colirios antiinflamatorios e inmunomoduladores.
  • Cirugía de párpados