VISIÓN Y CONDUCCIÓN

- Categorías : Salud visual



Una buena conducción empieza por revisar periódicamente el estado de los neumáticos, descansar bien antes de iniciar el viaje, evitar el uso del móvil en la conducción, respetar el límite de velocidad y las señales en carretera, evitar el consumo de alcohol o drogas, pero, ¿y la visión?

Pequeños problemas visuales no corregidos como miopías, hipermetropías o astigmatismo pueden inducir a una visión deficiente en carretera. Una visión deficiente puede hacer que reacciones con más lentitud comprometiendo la buena seguridad vial, pues no se calculan de una manera óptima ni la distancia de seguridad ni la velocidad del vehículo. Y todo ello se agrava en bajas condiciones de luz, como el atardecer, la noche, o al atravesar túneles. De hecho, la mayor parte de accidentes ocurren cuando hay poca luz.

Millones de conductores circulan por las carreteras, pero no todos ven bien debido a una visión no corregida. Además, un porcentaje alto ignora que su visión pueda afectar a su seguridad.

Por ello, es necesario acudir a las revisiones del Óptico-optometrista al menos una vez al año. 

Si además de no tener una buena visión se conduce a una elevada velocidad la probabilidad de accidentes es mayor, debido al llamado efecto túnel.

El campo visual depende directamente de la velocidad, a mayor velocidad el campo visual se reduce de tal manera que parece que circules en un túnel.

• A 35 km/h se cubriría aproximadamente un ángulo de 104°. Gracias a esta velocidad moderada, sería fácil detectar objetos situados fuera de los márgenes de la carretera.

• A 65 km/h se reduciría la visión periférica, pudiendo observar solo un 70° de la vía, que disminuye a medida que aumenta la velocidad del vehículo.

• A 100 km/h el ángulo de visión periférica baja hasta los 42°. Esto limita la percepción a elementos muy cercanos a la calzada o en el carril anexo.

• A 130 km/h aparece el denominado ‘efecto túnel’, limitando la visión a solo un ángulo de 30°. Debido a este fenómeno se dejan de percibir objetos periféricos a ambos lados de la vía, como señales, semáforos, animales que puedan irrumpir en la carretera, obstáculos o peatones. A esta velocidad, el conductor puede no ser capaz de advertir una situación de riesgo que suceda en el exterior de la vía, ya que estaría fuera de su campo visual y no reaccionar adecuadamente.

• A 150 km/h se produce un efecto denominado ‘cataclismo perceptivo’, consistente en la pérdida de la visión periférica e imposibilidad para evaluar correctamente distancias y velocidades.

Recuerda que una reducción de velocidad de solo 10 km/hora puede mejorar nuestra visión periférica entre 7° a 10°.

Artículos relacionados

Share

Añadir un comentario

 (con http://)

Buscar en el blog

truck

Envío Gratuito En pedidos superiores a 50 €

return

Devolución del dinero 30 días garantía de devolución de dinero

help

Soporte telefónico +34 93 589 86 88 y por chat

Ofertas especiales