La mácula es un área muy pequeña de la retina situada en el fondo de ojo. Es la responsable de la visión central o fina, utilizada para leer y otras tareas delicadas. Si está dañada, se pierde visión, y las imágenes se ven borrosas en el centro. La degeneración macular afecta a la mácula.

TIPOS


La forma más común se denomina degeneración macular seca no exudativa. Corresponde al 70% de los casos y es causada por un adelgazamiento de los tejidos de la mácula. Se produce un deterioro de los fotorreceptores -células sensibles a la luz- que se encuentran en ella. La causa por la que se produce es desconocida pero afecta mayoritariamente a personas de edad avanzada.


Alrededor de un 10% de los casos de degeneración macular presentan la llamada degeneración macular húmeda o exudativa. Es más grave que la anterior y la pérdida de visión se produce más rápidamente. Comienza cuando los vasos sanguíneos que irrigan el fondo de ojo se rompen y dan lugar a la formación de tejidos fibrosos en la mácula. Las imágenes se deforman y la visión se vuelve borrosa.

SIGNOS Y SÍNTOMAS


La degeneración macular puede causar síntomas diferentes en cada persona. Algunas veces sólo un ojo pierde la visión central mientras que el otro ve bien por muchos años.
Esta enfermedad ocular, por si sola, no causa ceguera total. Como la visión lateral normalmente no está afectada, la mayoría de los pacientes pueden valerse por si mismos.


Los síntomas más frecuentes son:
๏ Reducción de la visión de los colores.
๏ Al leer un libro o mirar una revista, el centro de la imagen se ve borrosa.

DIAGNÓSTICO Y MANEJO CLÍNICO USUAL


Para realizar el diagnóstico se utiliza un test denominado "Rejilla de Amsler" que es muy sencillo de utilizar. Es una cuadrícula en la que el paciente señala con cada ojo si hay alguna zona de ella que no ve bien o la ve distorsionada.

En cuanto al tratamiento, en los casos de degeneración macular seca, se cree que los suplementos de Zinc pueden ayudar.

En casos de degeneración macular húmeda, el tratamiento con láser puede mejorar la visión.


En personas con edad superior a 50 años, lo fundamental es hacer revisiones periódicas de los ojos para descartar o descubrir en fases tempranas que no manifiestan síntomas, posibles enfermedades oculares.